A unos pocos kilómetros de San Francisco se sitúa la Falla de San Andrés... Caprichos de la Naturaleza para los humanos, la vía de escape para la oscuridad y el mayor problema terrenal para los que habitan la bóveda celeste... Décadas atrás los grandes señores de la innombrable pesadilla pudieron salir, décadas atrás todos ellos se unieron con el fin de utilizar sus dones para abrir el portal... El resultado fue la ola de catástrofe que la Humanidad conoce como "Él ultimo de nuestros días"...

Conectarse

Recuperar mi contraseña






















Últimos temas
» Registro Razas.
Vie Ene 11, 2013 2:57 pm por Alexia Muneiquer

» Registro Avatar.
Vie Ene 11, 2013 2:34 pm por Alexia Muneiquer

» BÚSQUEDA IMPORTANTE
Lun Ene 07, 2013 5:48 pm por Melinda Mack

» Twilight Love [Af. Normal]
Sáb Mar 10, 2012 8:23 pm por Invitado

» Bad Day [Elior]
Mar Mar 06, 2012 12:15 am por Elior Ambroix

» FORO DE ROL GOSSIP GIRL +18 [NORMAL]
Jue Mar 01, 2012 2:35 pm por Invitado

» TAO- normal.
Miér Feb 29, 2012 11:51 am por Invitado

» Join the sexy army!
Miér Feb 29, 2012 11:00 am por Desari Obliviscaris

» Beware with the Darkness *TODOS los pre determinados libres!! *élite*
Lun Feb 27, 2012 12:48 am por Adam B. Blake


Para comunicarte con cualquiera de nosotros, solo clickea la imagen



















Para visitar nuestra lista de afiliados standard Clickea aqui!






Alexander Tendrek

Ir abajo

Alexander Tendrek

Mensaje por Alexander Tendrek el Vie Oct 22, 2010 1:03 am

Alexander Tendrek


Datos personales:

-Raza: Ángel Caído

-Edad: 29 humanos

-Edad real: Más de 500

-Don: Vientos ruidosos

-Actividad: Biotecnólogo

-Nacionalidad: Rumano

-Orientación sexual: Hetero

Descripciones:

-Descripción física: Mide 1.92, es delgado y bastante musculoso gracias al entrenamiento físico que realiza todos los días. Sus ojos son realmente extraños y exóticos. Podría decirse que son verdes, pero si uno presta atención, verá que son casi grises cerca del iris y a la luz del sol, casi amarillentos, como dos ámbares. Su piel es marfileña, pero gracias a que ama estar al sol, ha tomado un color casi dorado. El cabello de Alex es castaño oscuro, pero a la luz, es claro, lo lleva lacio y siempre algo largo. Donde estaban sus alas, lleva dos cicatrices en sus ómoplatos que camufló con un tatuaje de verdaderas alas de ángel que cubren toda su espalda.

Spoiler:
]

-Descripción psicológica: Un ángel caído que bien podría pasar por demonio desterrado. Desde su caída a la Tierra Humana, se volvió hosco y huraño. Rehuye de los encuentros sociales y siempre mira a los humanos con recelo, dado que ellos siempre tuvieron lo que él nunca pudo tener. Libre albedrío. Odia a los humanos con todas sus fuerzas, y no duda en librarse de ellos a toda costa. Aunque algo en él, una molesta voz, muchas veces se lo impide, vestigios del ángel que supo ser. Valiente y luchador, nunca duda en enfrentarse en una buena pelea de bar, o por una chica. Sabe que camina solo, pero comprende que no es el único ser sobrenatural en esta ciudad, sólo que los evita constantemente. Ha cubierto su corazón con una capa de frialdad e ignorancia, no tiene amigos ni novia nada, sólo amantes ocasionales para saciar el hambre físico de la carcaza humana en la cayó.
Los sentimientos más fuertes que corren por sus venas son el odio, la venganza y el resentimiento.
Se odia a sí mismo y a todo lo que le recuerda su vida en el cielo.

-Familiares:
-

-Historia Antes de Caer:
La vida en el Cielo de Alex (quien en ese entonces, se llamaba Malaquías), era muy placentera y fácil. Servía a Rafael, al punto de haberse convertido en su mano derecha, por su facilidad a la hora de curar a los heridos y de investigar en pos de nuevos descubrimientos científico-angelicales. Todos lo admiraban y él, se podría decir que pecaba de vanidad, pues no se quejaba de las alabanzas y agradecimientos.
Un dia en el Cielo, Rafael decidió enviar a Alex al mundo humano, con el objeto de investigar un supuesto Milagro que había tenido el el país de Rumania.
Más que dispuesto, el ángel alzó vuelo y descendió a la Tierra, siempre conservando su esencia éterea e invisible a los ojos humanos.
Su encargo, era averiguar sobre el caso de una joven, llamada Svenska, quien luego de sufrir durante casi un año una afección completamente desconocida para la Medicina humana de la época, se curó, “de milagro”.
Alex observó que la joven recogía trigo en los campos de su propiedad, radiante y saludable, nada que ver con la enferma y postrada humana que esperaba ver. Sin que ella lo notara, se acercó y suave como el beso de un amante, tomó delicadamente un poco de sangre de la joven, y la guardó en una botellita dentro de su túnica blanca.
Sintiéndose confundido, regresó al Cielo, dejando unas cuantas plumas negras en el lugar desde donde había visto a la chica.
-Pero, mi Señor Rafael, la niña está más que sana. No veo que hay que investigar-dijo confundido, remitiéndose a su Superior en el Coro.
-No comprendes mi querido Malaquías. Justamente, ese Milagro del cual los humanos hablan, no puede existir aún, ni por algunos siglos por venir. Los Hijos Favoritos de Nuestro Padre, todavía no pueden tener contacto con lo que curó a Svenska. Deben pasar muchas pruebas y más aún, deben probarse ante sus propios ojos, para poder merecer ese regalo de Nuestro Amado Señor-el Arcángel, hablaba lleno de misericordia y amor, mirando a Alex con algo similar a la lástima en sus ojos.
-Mi Señor Rafael… ¿qué quiere decir?-interrogó confuso.
-Simplemente, que le otorgues a la joven Svenska un lugar en nuestro Cielo, y que todos aquellos que vieron su “curación” olviden lo ocurrido… Aún no están listos nuestros, “hermanos menores” para ese avance- la última frase la dijo con un extraño desdén bastante impropio en un Ángel de su categoría.
Alexander bajó la cabeza y sintió como mil ideas bailaban en su cabeza.
-Sí Señor-murmuró y descendió a la Tierra una vez más.
Al ver a Svenska, sintió algo que si fuera humano, se llamaría Ira. No podía ‘matarla’, porque aunque Rafael lo adornara con todas las palabras lindas que quisiera, seguía siendo un asesinato.
No podía hacerlo, no podía. Ahogó un grito y cerró los ojos, invocando el poder de un huracán tan grande que arrasó con la Propiedad de Svenska (quien, vivía sola), y todo lo que había a su alrededor. Pudo sentir como los latidos de todos los allí presentes dejaban de sonar, y se sintió terrible. Se encargó personalmente de enviar a cada una de ésas almas al Cielo, dándoles la oportunidad de resucitar en la próxima vida. Asimismo, borró las memorias, tanto de los médicos, como de las personas que conocían a la joven.
Sin embargo, no podía hacer eso, no podía quedarse de brazos cruzados. Llevó una mano a su pecho, dispuesto a rezar, a pedir perdón a su Padre por sus actos, comprensión porque tan sólo estaba obedeciendo, y misericordia ante la ignorancia.
Al hacer esto, palpó la botellita con la sangre de Svenska, y siguiendo sus instintos, la enterró en el mismo sitio donde vió a la joven recogiendo trigo, y la dejó allí, a la espera de ser hallada finalmente por los humanos, cuando hubiera llegado su tiempo, o quizá antes, desafiando los deseos de Dios.
Enterró la botellita, junto con un cartel que decía ‘Cura para el Cáncer’.
En el exacto mismo momento que alzó vuelo, una descarga eléctrica lo chocó y gritó tan fuerte que no pudo resistir el grito que salía de lo más profundo de su ser. El dolor era fulgurante y no podía comprender cómo no estaba siendo destrozado en pedazos.
Se dobló en el aire, y fue entonces, cuando vió a su Maestro Rafael, con sus espadas duales de fuego azul en las manos, y tristeza en los ojos.
-Desobedeciste las órdenes de tu Señor. Deberás caer. Yo, Rafael el Sanador Divino, te destierro a ti, Malaquías de Luz, del Cielo te quito tus alas, otrora símbolo de Luz, hoy Estigma de tu traición-dijo con una voz de trueno, y cortó primero, el ala derecha de Alex y luego la izquierda.
Por cada corte, Alex maldecía al dios que una vez amó con todo su ser.
Por cada palabra de Rafael, repudió al Cielo y a todos los ángeles que una vez supieron ser sus compañeros.
-Lo siento, te quise como a un hijo-murmuró el Arcángel antes de enviar a Alex a la Tierra.
Historia luego de Caer:
Desafortunadamente, Alex aterrizó en una región bastante aislada de los Cárpatos, donde el pueblo más cercano estaba a diez kilómetros a pie. Cuando abrió los ojos, vió que la nieve a su alrededor estaba teñida de rojo, y sintió el calor y el dolor de las heridas abiertas sobre sus ómoplatos. No supo que pasaba, y un terrible dolor de cabeza lo obligó a cerrar sus párpados. Los abrió pocos segundos después y notó que veía todo en blanco y negro, la mancha de sangre, que antes vió roja, ahora era de un gris oscuro, y sus propias manos, parecían cenizas.
-¿Estás bien?-preguntó una tímida voz detrás de él.
Se giró, y el movimiento lo hizo encogerse de dolor, pero no evitó que viera a la joven que lo miraba con ojos de cervatillo asustado.
-Ayuda-dijo y perdió el conocimiento.
Luego de lo que parecieron horas, Alex despertó y se halló en una cálida y humilde casa, acostado en una cama suave <<cómo eran mis alas>> pensó amargamente. Llevó una mano a su espalda y palpó diferentes vendajes, que trataban de curar la hemorragia.
Apresurado, tomó unas ropas que había allí, y unas pieles de animal y se vistió. Encontró un morral y lo llenó de unas hogazas de pan que había cerca. Salió corriendo de la casa sin decir gracias, ni nada.
De esta huida, habían pasado ya varios años, y Alex encontró su camino en esta nueva vida, un nuevo nacimiento. Adquirió el nombre de su primer protegido humano, un noble soldado inglés en la Guerra de Crimea.
En la Universidad de Budapest, estudió Biotecnología, y se gradúo en apenas cuatro años. Un importante laboratorio americano lo contrató, obligándolo a mudarse a la ciudad de San Francisco.



Otros Datos:

-Nivel de adquisición: Alto

-Vehículo: BMW x6
Spoiler:

-Enfermedades:

-Antecedentes: Obedecer las órdenes de un dios que está muerto ahora para él, ése es su único error.

-Manías y Fobias: Suena sus dedos continuamente, y su cuello cuando algo le interesa. No le tiene miedo a nada, tan sólo le desagrada el frío por los recuerdos de su caída.

-Gustos: Correr a toda velocidad con su auto. Tener sexo. Tomar un vaso de cerveza a la noche, viendo un partido de básquet. Tener sexo. Escuchar música heavy metal. Tener sexo. Leer novelas de misterio. Tener sexo. Tocar la guitarra. Tener sexo.

Religión:

Habilidades: Tener sexo. Conducir. Clonar humanos. Tiene un excelente oído musical.
Curiosidades: Es daltónico, y zurdo al escribir, pero diestro al tocar la guitarra.

Mascotas: -

Estudios y Idiomas: Grado y posgrado en Biotecnología y Genética, respectivamente. Habla Inglés, Rumano, Francés y Español.
avatar
Alexander Tendrek

Mensajes : 10

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Alexander Tendrek

Mensaje por Gabriel Danko el Vie Oct 22, 2010 1:15 am

Aprobado ... Bienvenido a San Francisco.. En breve asigno rango y color...

Cierro...




If could through myself
Set your spirit free
I'd lead your heart away
See you break, break away
Into the light
And to the day
F.a.L.L:


avatar
Gabriel Danko
Caído
Caído

Mensajes : 619
Edad : 37

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.